Vida vertical

Mecanografía por Pascual Gaviria
Fotografías de Juan Fernando Ospina

Bajamos de San Cristóbal y Medellín vuelve a mostrar sus monstruos. En Nuevo Occidente vive una parte de la ciudad que se crío en distintos fosos entre abandono e informalidad. Gente que aprendió a trancazos a bandear la “vida vertical”.

***

Desde su inauguración en los Juegos Suramericanos de 2010, la Ciudadela ha ido copando la ladera alta con sus estanterías de apartamentos, que desde lejos parecen cajones forrados con sus cortinas de colores que alumbran al sol.

***

En los edificios de La Aurora, donde se reubicaron habitantes del antiguo basurero de Moravia, vive Viviana Quintero, en un apartamento en un segundo piso. Durante seis años vivió en un rancho en la cima del cerro.

***

En poco más de treinta metros cuadrados conviven seis personas y una papelería con servicio de Internet e impresión. Ella, el marido, dos hijos, un hijastro y un vecino al que su esposa abandonó.

***

Viviana mantiene el hogar, pero hace semanas que no trabaja. Le suspendieron el contrato de cocinera en un restaurante de una universidad. No se queja, ella sabe muy bien lo que es sobrevivir sin tener con qué.

***

“Aquí no hemos tenido problemas de hambre –dice–. Alguna vecina, una familia, que se acercan y piden ayuda, pero no con trapos rojos”. La dueña de la tienda de abarrotes lo confirma: “Uno ve la necesidad disimulada”.

***

Pero el viernes anterior, cerca de la estación del Metrocable, otros habitantes de la Ciudadela protestaron en la entrega de unos mercados y se enfrentaron a la Policía. Aparecieron el ESMAD y se quebraron varios ventanales.

***

Hoy se entregaron unos mercados ahí mismo y unos treinta pelaos intentan pescar con algo de ruido. No hay más pero todo se zanja con juicio. En La Aurora, el sábado agarra vida de tarde. Mucho más parecida a la normalidad pre pandemia.

***

Aquí el recogimiento se mide en los decibeles de los equipos de sonido. Cuando el volumen vuelva a alcanzar niveles de concierto, la cuarentena habrá sido musicalmente cancelada.

***

Todavía hay cierta calma llena de murmullos, pero en la esquina ha vuelto la pola y el control, y esperan ansiosos “los muchachos” que pronto bailarán con el ataúd al hombro.

Suscríbase al boletín
de Universo Centro

© Copyright – Quarentena, todos los derechos reservados
Cohete.net

© Quarentena, todos los derechos reservados
Cohete.net